martes, 28 de enero de 2014

Este jueves; a entrenar



La gran olimpiada                                            


-¿Carlos? ¿Carlos, eres tú?
-¿Jaime?; pero qué alegría, hombre.
Carlos, ¡cuánto tiempo!, te veo muy bien. -Jaime escrutaba el cuerpo de su amigo, no sin cierto pudor.
Estoy bien, un poco más bajito -afirmó Carlos con una sonrisa, esta era su broma recurrente cuando se encontraba con los compañeros del pasado-;  pero bien, hacer deporte me mantiene así.
¿Es que... sigues practicando deporte? -preguntó su amigo. Su cara reflejaba una mezcla de incredulidad y compasión; una expresión a la que Carlos era incapaz de acostumbrarse, aunque ahora, por lo menos, lograba controlar su rabia y derivarla hacia el humor.
Uff, si yo te contase... Ahora más que nunca; desde por la mañana hasta la noche, sin descanso.

Los labios de Jaime se entreabrieron para dejar escapar todas sus dudas; algo en su interior las retuvo, le avergonzaba parecer morboso.
-Pues sí, hombre, sí -relataba Carlos, entre divertido y resignado ante la actitud del que había sido, no hacía demasiado tiempo, uno de sus compañeros de fiesta. Nada más despertarme, comienzo a machacarme en casa. No me mires así, hombre, en mi apartamento tengo instalado un pequeño gimnasio; no gran cosa, cuatro aparatos de nada. Lo que te decía, nada más levantarme, antes incluso, empiezo mi rutina de entrenamientos. Primero un ratito con las anillas, las tengo colgadas del techo, justo encima de mi cama.  Para no perder el tiempo las coloqué allí y así en lugar de desperezarme sin más, pues ya trabajo los músculos de brazos y espalda. Luego un poquito de yoga y equilibrios antes de desayunar; es buenísimo para el espíritu, te permite alcanzar un nivel de coordinación que impresiona. Sí, sí, te recomiendo que lo intentes, prueba a ponerte unos vaqueros sentado, es divertidísimo, mientras con una mano los introduces por las piernas, con la otra debes izar el trasero  para ir subiéndolos poco a poco, alucinante. Pues lo dicho, una relajación y una coordinación cuerpo mente que ni te crees.
-Lo intentaré -respondió Jaime a media voz, aunque ya sabía antes de pronunciar aquellas palabras  que acababa de decir una verdadera estupidez.
-¿Recuerdas lo mucho que me gustaba jugar al billar?, mi puntería ha mejorado muchísimo. Bueno, quizás la técnica no es la misma, pero ahora el taco lo uso todos los días, incluso varias veces. El que poseo ahora es algo más corriente que el que tenía cuando practicábamos para los campeonatos, ese me lo robaron; sí, lo dejé en el ascensor. ¿Olvidado?; no, es que lo necesito para volver a casa, para marcar el botón, y se me ocurrió dejarlo dentro hasta que volviese de la compra, y claro... ya no lo encontré. El de ahora es de fabricación casera, transformé un palo de escoba en mi taco mágico; con este no ganaría ninguna partida, pero me permite regresar a mi piso. Bueno, de todos los deportes que ahora practico, quizás el que más me gusta es el slalom, es una pasada, el vértigo de la velocidad, el aire revolviendo tu pelo, el riesgo de estrellarte contra la puerta de la calle... Impresionante, es total. Algunos días me centro en el de obstáculos; otros no, depende de si algún vecino gracioso decide aparcar su carro de la compra en la rampa, o si la limpiadora deja su cubo de fregar en ella, cada nuevo día es una sorpresa para mí. Tampoco tiene desperdicio el tema de la escalada; sí, por la misma rampa claro, es que los tipos que la diseñaron no recordaron ese refrán que dice, “todo lo que baja sube”. Bueno, es al revés; es que si no, no me sirve para la explicación.
-Perdona, es que… tengo un poco de prisa, he quedado -balbuceó Jaime Mientras se disculpaba, no podía dejar de pensar en aquella maldita noche; aunque poco recordaba, habían salido como tantas veces y bebido como tantas veces. Lo que jamás podría olvidar era el dolor de cabeza y la resaca tan horrorosa que casi le impedía despegar la lengua del paladar, cuando le llamaron para contarle el accidente de Carlos, una curva convertida en recta, demasiada velocidad, demasiado alcohol. Casi se mata. Jamás le visitó en el hospital, ni luego en su casa; su aprensión a las enfermedades le hacía pensar que todas, incluso los accidentes, se podían contagiar.
-No te preocupes, compañero, a mí todavía me quedan los deportes de exterior, aunque hoy por la mañana me encuentro un poco flojo y solo me dedicaré a los saltos de obstáculos, un par de calles con su aceras y coches mal aparcados y vuelta a casa con el pan. Adiós, amigo, cuídate, ya nos vemos por ahí otro día.
-Adiós - acertó a decir Jaime mientras alzaba su mano en señal de saludo. Sin esperar ningún tipo de respuesta, Carlos ya había girado su silla de ruedas, dándole la espalda.
Las palabras de su amigo, maldiciendo y pidiendo una silla como la suya para el dueño del coche aparcado sobre una rampa que le impedía descender por ella, le hicieron volver a guardar las llaves de su flamante todo terreno, a la vez que apuraba el paso para alejarse lo más posible de aquel lugar; mejor se iba a tomar algo y luego, cuando la mala suerte hubiese pasado, regresaría a por su coche. 


Esta semana el texto ha quedado un poco más largo de lo habitual, pero era una historia que me parecía se adaptaba a la propuesta juevera. Para poder hacer más ejercicio pasaros por casa de Os relatos pasaxeiros

16 comentarios:

  1. Es bueno la gimnasia diaria y para el deporte hay que estar al dia con el físico. Muy entretenida tu historia Alicia, deja enseñanza.

    ResponderEliminar
  2. Que poco solidario ese...¿amigo? ¿Que le costaba mover el auto?

    ResponderEliminar
  3. Por fortuna, el sentido del humor no se le marchó con el accidente, magnífico relato de una situación más real y habitual de lo que podamos pensar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Merece la historia la extensión, -tampoco es tanto Alicia! Toda una enseñanza, Por poco menos perdemos el humor, maldecimos y nos sentimos desdichados. Si habrá que atender alrededor y de personas como Carlos, tomar ejemplo, sobre todo ese amigo, que no parece muy solidario y le queda un poco grande la palabra amigo. Excelente narración.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  5. No importa el largo del texto porque está bien llevado, el argumento es ligero pero condensado. Nos da una buena lección de que los impedimentos suelen estar en la mente y que más hace quien quiere que quien puede.

    Un abrazo y cafelito.

    ResponderEliminar
  6. Tan bueno y sobre todo solidario, o que impulsa a la solidaridad, lo cual es magnífico. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Las cosas de la vida... qué tú las has referido a la perfección. Te felicito

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno tu relato, real, real. Sólo se piensa en nosotros mismos y no en los demás, y en este caso la vida del protagonista es un deporte continuo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Es un relato que a uno lo deja pensando, en los amigos que están solo en las buenas y en las malas desaparecen. Por otro lado el humor irónico de Carlos, pretende minimizar la situación en que se encuentra, pero a la vez le tira la indirecta, tal vez para crearle conciencia de la situación en la que se encuentra.
    Muy buen relato!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Suele suceder, de igual modo la historia es atrapante. te deja como deseando saber más.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Un texto tan valioso como bien escrito. Por forma y contenido, te felicito.
    Saludos jueveros.

    ResponderEliminar
  12. Una noche, una insensatez cambia una vida. Y así queda abocado a vivir otra vida, dedicado a esos peculiares deportes.
    Sí, entiendo que tenías mucho que decir y requería alargar el relato. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno y muy real...
    Es increíble la fuerza mental, el espíritu de superación y el sentido del humor... podíamos aprender muchos.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. La vida puro desfìo como el mejor deporte. La templaza con que la encaramos es siempre el mejor camino para llegar a una buena meta.
    Largo? no, sustancioso!!! besos

    ResponderEliminar
  15. El relato es magnífico y no se hace largo. El tono irónico que le has dado Carlos me da la impresión de que está un poco asqueado de la poca comprensión que mostramos los demás en cuanto a los discapacitados a la hora de no tener consideración con sus problemas cotidianos que para nosotros no suponen nada y para ellos son tremendos obstáculos a veces insalvables, deberíamos ponernos de vez en cuando en su situación, literalmente.
    Un beso

    ResponderEliminar